Cien años de una revolución que se fue

Frente al imponente edificio de la Universidad Lomonósov, en Moscú, el pintor peruano –comunista para más señas- preguntó a la catedrática soviética:  “¿Cuáles son las corrientes actuales más importantes en la plástica rusa?”. La doctora en artes, entre sorprendida e indignada, respondió “¡En la URSS, solo hay una: el Realismo Socialista !”. Corría el año 1976.

Casi para esos mismos días, los partidos comunistas de España, Francia e Italia, los dos últimos especialmente poderosos, renunciaron abiertamente a la premisa- tenida hasta entonces como dogma en el marxismo-leninismo de la instauración de la dictadura del proletariado como condición para construir el socialismo. A contrario senso de Moscú, reivindicaron la democracia y el pluripartidismo. Aquello fue interpretado como una rebelión y los descalificativos -muchos de ellos todavía en uso por la izquierda más ortodoxa- contra los “disidentes”, abundaron: traidores, revisionistas, agentes de la CIA, entre otros.

La revolución rusa de octubre de 1917 que abrió paso al establecimiento del socialismo en lo que después fue la URSS y marcó su impronta en el siglo XX, celebra su centenario. Y el hecho, sin duda relevante, ha provocado que defensores y críticos en el mundo entero, se enzarcen en debates de todo tipo y calidad.

Pero esa revolución que en los manuales del viejo materialismo histórico, marcaba el inicio de una nueva época, naufragó.

La visión reduccionista de la realidad, el intento de establecer una ideología como la cultura de la sociedad, pasando por alto la diversidad que la caracteriza, y la negación de la democracia como una necesidad histórica, sentenciaron a muerte el socialismo soviético desde muy temprano. El socialismo en la URSS, nació y se estableció como sistema en medio de muchas dificultades, y sobrevivió siete décadas, pero se derrumbó estrepitosamente apenas se plantearon reformas para establecer la transparencia (glásnot) en la política y las reformas modernizantes (perestroika) en lo económico.

La gigantesca burocracia y el estricto control del omnímodo PCUS, ocultaban las heces y las debilidades estructurales del sistema. Pero un sistema que niega el ejercicio de las libertades ciudadanas y abandona al ser humano como centro de su gestión, aunque  sea en nombre de la clase o el pueblo, está condenado inevitablemente a fenecer.

Por eso,  quienes de manera simplista atribuyen el derrumbe del socialismo soviético y sus consecuencias -la desaparición de la llamada comunidad de países socialistas-,  a la gestión personal de Mijail Gorbachov, no hacen más que reconocer la debilidad innata del socialismo soviético. Este mismo razonamiento simplista, es el que atribuye a Stalin –y no al sacrificio del pueblo soviético- la victoria sobre la invasión hitleriana y el aporte de la ex URSS  a la derrota del fascismo. Y lo peor: excusan de esa manera los crímenes del estalinismo.

¿Cómo puede ser legítimo un sistema que necesita un dictador para defenderse y que no resiste una reforma democrática ?

Quienes defienden a ultranza el modelo soviético, esgrimen como uno de sus argumentos, la solidaridad que en nombre del Internacionalismo Proletario practicó la antigua URSS con muchos pueblos. Dicha solidaridad, que no fue incondicional, era parte del cálculo soviético en el contexto de la Guerra Fría. Y se dio en cuanto fue funcional a sus intereses estratégicos. La otra cara de la moneda fueron las invasiones a Hungría (1956), a Checoslovaquia (1968) y a Afganistán (1979), las dos primeras para aplastar movimientos democráticos nacionales y la tercera para afianzar un poder afín, objetivo que no alcanzaron y que dejó un saldo doloroso con miles de jóvenes caídos lejos de su patria. El síndrome de Viet Nam no conoce de ideologías.

La revolución rusa concitó en su momento las esperanzas de los pueblos oprimidos del mundo, y presentó la posibilidad real de construir un sistema alternativo al capitalismo. A partir de ella, el socialismo, como ninguna otra causa política en la historia, movilizó a millones  de personas y otros tanto de miles, entregaron su vida creyendo en sus postulados. Pero como en otras experiencias, las deformaciones que sobrevinieron, enterraron las legítimas expectativas

Ninguna revolución se ha dado reivindicando el establecimiento de una dictadura. La revolución rusa triunfó contra el zarismo  demandando “Pan, paz y tierra“. Tampoco son las intenciones ni los actos heroicos que se producen, los que cuenta para valorar la justeza de una causa, son los resultados y es el saldo neto el que se registra. Y la revolución rusa, no superó el escrutinio de la historia.

(Publicado en MUNDIARIO- España, 6.11.2017)

Anuncios

Dos crímenes totalitarios, dos libros: El olvido que seremos y El hombre que amaba los perros

No suelo comentar libros ni mucho menos hacer crítica literaria, práctica esta última que me parece absolutamente necesaria, pero que requiere de quien la ejerce,  la sapiencia debida y una alta dosis de arrogancia intelectual. Yo no tengo la cualidad de la sabiduría y la arrogancia es un pecado que procuro no cometer.

Tampoco ahora comentaré ningún libro ni haré crítica. Solo compartiré los sentimientos y reflexiones que me han provocado en su momento dos libros sobre los que se estará hablando en Nicaragua en estos días.

Dos libros sobre dos crímenes, crímenes políticos, resultados del absurdo de la intolerancia uno y de desvaríos ideológicos el otro. Ambos conectados por su causa última y común, el miedo de los totalitarios. Totalitarios cuyos afines y ellos mismos, todavía gravitan en el escenario latinoamericano.

Carta a una sombra, filme basado en la novela El olvido que seremos, de Héctor Abad Facioline, se presentará como parte del evento Centroamérica Cuenta 2017.

Hace algunos años, cuando terminé de leer El olvido que seremos, escribí : “es un libro que deberíamos leer todos los hijos”. Quiero decir que todos deberíamos leerlo como hijos, porque todos lo somos. Y los latinoamericanos hijos, ciudadanos de países, además, en los que la violencia ha sido la vía principal para dirimir los grandes conflictos sociales, pero también a la que han recurrido grupos mafiosos -desde el poder y fuera de él- para preservar sus intereses.

Es este un libro de amor, un libro del amor que don Héctor -el médico, el humanista- prodigó a su hijo, a su familia, a la humanidad y del recuerdo amoroso de Héctor hijo, hacia su padre asesinado, una víctima más del drama que vivió Colombia durante las décadas pasadas y del que apenas empieza a salir.

A partir de su propia experiencia dolorosa, Héctor -el hijo, el escritor- nos hilvana el contexto en que él y su familia vivieron tan inmenso dolor .

La violencia que vivió Colombia –y de la que aún no termina de liberarse totalmente porque delincuentes con el ropaje de guerrilleros revolucionarios, persisten en un despropósito- tiene sin duda profundas causas sociales, pero se vio prolongada en el tiempo y con ello multiplicada su secuela de odio, desarraigo, dolor y daños materiales, porque las cúpulas paramilitares,  las del narcotráfico, de las FARC y el ELN, hicieron de ella un negocio.

Pero El olvido que seremos también debe ser leído a la luz de la necesidad de la paz. De la paz para que no haya víctimas como el doctor Abad Gómez, ni necesidad de defender los derechos humanos porque serán respetados. Por eso cuando digo paz, digo también democracia, justicia social. A riesgo de parecer retórico, hay que repetir que estas son condiciones para aquella, y corresponde en primer lugar a los que como quiera que sea han llegado al gobierno, la responsabilidad de respetarlas o lograrlas. En caso contrario, el ciclo volverá y nunca se sabe cuánto dura y cómo terminará.

El hombre que amaba los perros, del escritor cubano Leonardo Padura será comentada en Managua en las próximas semanas por tres intelectuales, en un foro organizado por el PEN Club de Nicaragua.

La historia oficial de la ex URSS no mencionaba el papel de León Trotski como dirigente revolucionario. Lo ignoró y lo eliminó de los murales alusivos a la revolución rusa, habiendo sido él uno de los más brillantes cabecillas de tal hecho. Se le calificaba como traidor, sin demostrar y explicar nada, no más el empeño en desacreditarlo. La presunta traición fue la razón –suficiente según Stalin y los estalinistas que lo sostienen todavía, porque los hay- para mandarlo a asesinar. Y es que en nombre de revoluciones libertarias se ha asesinado, previa estigmatización de traidor, a camaradas de lucha que advirtieron los abusos y los peligros interiores provenientes del poder. Bien lo sabemos en Nicaragua.

Además de la calidad literaria de la novela de Padura, que nos lleva de la mano por tres historias a la vez, pero con la del asesino de Trotski como eje, su principal mérito es presentarnos los hechos desde el lado de Mercader en su vejez, tomando radical distancia de las versiones oficiales que en Cuba, como en la antigua URSS, distorsionan la historia, alterando o soslayando los hechos. Ramón Mercader es el hombre que amó los perros, el asesino que vivió largo tiempo en La Habana, protegido bajo otro nombre. Antes, en 1960, luego de haber cumplido condena por 20 años en México, había viajado a Moscú a recibir la ciudadanía soviética, el grado de coronel de la KGB y el nombramiento de Héroe de la URSS. Nikita Jruschov, el mismo que denunció muchos de los crímenes de Stalin, fue quien lo distinguió.

El asesinato de Leon Trotski, es una vergüenza que  cae sobre esa “izquierda” necia y prehistórica, que incapaz de asumir con espíritu crítico las lecciones del pasado, persiste en ver traidores, imperialistas, vende patrias y similares, en quienes asumimos la crítica y la democracia, como valores y prácticas indispensables para hacer política honesta. Es la misma que con sus garrafales y recurrentes errores llevó al fracaso los experimentos socialistas, la misma que en nombre de presuntas revoluciones todavía es capaz de asesinar, como en Venezuela ahora. Es la misma que nunca entendió que  democracia y libertad se suponen mutuamente y que sin ellas las propuestas del socialismo, son imposibles.

La película El Elegido es una versión sobre el magnicidio, que recrea con bastante fidelidad los hechos. Sin que la sustituya, ni mucho menos, es una manera de ver parte de lo que se cuenta en la novela de Padura. De ella me queda el grito desgarrador de Trotski, cuando el asesino le clava el piolet en la cabeza “porque el partido y el camarada Stalin, así lo habían decidido”.

 

En Nicaragua: “gracias a Dios, al comandante y a la compañera

Si nos atenemos a las declaraciones de los funcionarios públicos nicaragüenses, o a lo que dicen simpatizantes del gobierno, todo lo bueno que ocurre en el país, es “gracias a Dios, al comandante y a la compañera”, porque así lo “orientaron” estos últimos. No importa si es la captura, la liberación o el asilo de un delincuente, la limpieza del parque comunal, el goce de un prolongado fin de semana o que nadie murió en el país por la gripe porcina. En ello no hay nada casual.

Cuenta  Ryszard Kapuscinski, en el monumental reportaje global Viajes con Heródoto, que una de las cosas que más le impresionó en la China de los años cincuenta, fue la dificultad de auscultar en las verdaderas opiniones de los funcionarios y ciudadanos chinos, porque a todo respondían con las muletillas de “como señala el dirigente Mao…”  o “siguiendo las indicaciones del dirigente Mao…”. Todo era como era por la voluntad del Gran Timonel. Para entonces, en la extinta URSS el culto a la personalidad de Stalin estaba en la cima, sin embargo, por autocensura o porque la URSS no figuró en ese periplo, el polaco no la refiere.

El culto a la personalidad es un producto -concebido y diseñado- de los aparatos propagandísticos de regímenes totalitarios, que incorpora en la narrativa oficial como una verdad indiscutible, que los hechos sociales, trascendentes y nimios, los supuestos aciertos y las grandes obras, ocurren por la voluntad o la sabia visión de quien ejerce el poder, cuyo desempeño histórico, además, es sobredimensionado hasta la deificación. El empleo del recurso de la divinidad –por alusión directa o por asociación- se hace para reforzar el poder terrenal. El culto al líder -o lideresa- es un componente sustancial de la ideología que se pretende establecer como cultura única y soporte del régimen que se pretende eternizar.

El culto a la personalidad solo se da en regímenes totalitarios, aunque la sola existencia de estos no lo presupone. Está claro que su práctica es incompatible en las sociedades democráticas, en las que con distintos grados de perfección, prevalece la institucionalidad y la voluntad ciudadana.

La característica definitoria de los regímenes totalitarios es la concentración de poder en la cúpula, sea una  junta militar, la familia o el grupo que lo detenta en ejercicio de una supuesta representación. Pero siempre la cúspide del poder está personalizada. En China fue Mao, en la URSS, Stalin, en la ex Yugoslavia, Tito; en Cuba, Fidel; en Rumanía, Ceausescu.

En todos los casos, los apelativos acuñados han sintetizado el papel protagónico y supuestamente determinante que se les atribuyó: Mao era el Gran Timonel, Stalin literalmente el Hombre de Acero, Fidel El Caballo, Ceausescu el Visionario.

En Nicaragua, en los últimos diez años la promoción del culto a la personalidad ha ido de la mano a la concentración de poder en la pareja Ortega-Murillo y del establecimiento de un cuasi monopolio de los medios de comunicación.

Este culto a la personalidad tiene al menos dos rasgos particulares. Uno es que se rinde  a Daniel Ortega y simultáneamente a Rosario Murillo, quien ejerce como alter ego y vocero de aquel. De esta forma, y por la afinidad que les une, se ha cultivado a través de varias vías -pero con la auto referencia cotidiana como una de las más importantes- la figura de  la Murillo como la exclusiva receptora y continuadora de los supuestos valores que su esposo representa. Él, el comandante presidente, el líder; ella, la compa, la compañera, la eternamente leal. Se ha promovido el binomio, pero apuntando a posicionarla a ella en el imaginario colectivo como la heredera indiscutible del poder, hecho además que se pretendió legalizar en la farsa electoral del 6 de noviembre pasado.

Otra característica es el empleo del factor religioso y las permanentes alusiones a Dios, como recursos funcionales del culto a la pareja Ortega-Murillo. Se coloca al dúo en el mismo nivel de la divinidad como hacedores de la historia. La carencia del aval institucional de la Iglesia Católica en un país mayoritariamente católico a esta figura, es un factor que ha debilitado este componente, pero no lo ha  inutilizado del todo.

Lo religioso, incorpora además, en un curioso eclecticismo, elementos esotéricos. Numerosos árboles de lata, pésimas copias de los Arboles de la Vida de Gustavo Klimt, instalados en las principales vías de las ciudades  y los singulares diseños de ornamentos  públicos, son los símbolos corpóreos más conocidos de este rasgo, pero no los únicos.

Sin embargo,  el factor geográfico y el contexto histórico en que se promueve el culto a la pareja que detenta el poder en Nicaragua no le es favorable. Si bien no alcanza los extremos ridículos que se dan en Corea del Norte ni las extravagancias que practican algunos dictadores africanos, no es por falta de voluntad de sus promotores, es porque incurrirían en el ridículo facilitando el rechazo popular.

La sola existencia de fronteras terrestres con dos países y el constante flujo migratorio con estos y otros fuera de la región, permite el acercamiento de los ciudadanos nicaragüenses  a realidades políticas y culturales distintas, que le posibilitan una aleccionadora comparación.

De otra parte, la penetración de los medios de comunicación internacionales está fuera del control del régimen y las redes sociales son un escenario de resistencia y cuestionamiento al discurso oficial. En ambos espacios el orteguismo está  a la defensiva. Controlarlos, censurarlos o prohibirlos, le acarrearía altísimos costos políticos, pero no debe descartarse que intenten hacerlo en el futuro.

Sin embargo, lo más relevante y la debilidad estructural del culto orteguista y de su propaganda, es que no se corresponden con la dinámica social. En este caso, como en otros, si bien el falseamiento de la realidad puede  ser temporalmente eficaz, históricamente está condenado al fracaso. Por eso las dictaduras caen, tarde o temprano, pero siempre caen.

(Publicado en MUNDIARIO-España el 30 de abril, 2017)