Mi voto, mi dignidad

Mi voto es mi dignidad

la marca firme y sobria

de mi voluntad

que dibujo

en un momento justo e íntimo

con mi conciencia solitaria

con el recuerdo de los amigos y compañeros

idos y presentes

con los que sueño y construimos otro destino.

Mi voto son mis deseos para todos

liberado entre mis manos y las tuyas.

Es el compromiso con mis hijos

a quienes prometí una patria justa

para que no vayan ellos

otra vez y otra vez

los caminos conocidos

por los que ando y anduve.

Ahora no tendré ese libre

y apreciado instante ciudadano

que con dolor y violencia se logró antes.

No, no lo tendré

no lo tendremos

porque fariseos y sátiros

hicieron de la democracia un botín

y pretenden el país como hacienda

machacando la sangre de hermanos

mientras oran en público sin remilgos

y se lanzan loas mutuas

propias de alcoba

en las ágoras

cuando se legan entre ellos

el cofre con el  botín

las cuentas

las antenas

las tribunas usurpadas

los secretos

la opereta

los hilos

lo despojado

los serviles y sus servicios.

No votaré

porque me queda la dignidad

la altivez de nuestra razón.

No palmotearán mis manos sus muecas.

No cuenten conmigo

no soy bufón ni parte del orfeón de su embuste.

Nosotros, los otros,

nos quedamos con la razón y con la fuerza

para batir

las palabras

las calles

el cielo

las abras

las plazas

el mar

los corazones

para redimir a la patria.

Entonces ellos, los saqueadores de la esperanza,

de los bosques,de las palabras y de las arcas,

ellos solo serán un maldito recuerdo.

Anuncios